Feminismo y Segunda República

Durante el siglo XIX y principios del XX, el feminismo español tuvo, como movimiento social, una menor envergadura que en la mayoría de los países desarrollados europeos.
Siempre estuvo más centrado en reivindicaciones de tipo social, como el derecho a la educación o al trabajo, que en demandas de igualdad política. Nunca adoptó la acción directa violenta como estrategia de combate ni alcanzó un grado destacado de militancia. En consecuencia, la resonancia social de las feministas españolas fue bastante reducida.

El modelo de género establecido en la sociedad liberal española garantizaba la subordinación de la mujer al varón y establecía unas pautas muy estrictas para su actuación social.

Al margen de estos casos aislados, habrá que esperar a los años de la Segunda República (1931-1936) para asistir a una eclosión del feminismo social y, sobre todo, político y a una mayor visibilidad de la mujer en la esfera pública. No obstante, durante la Segunda República el feminismo español no tendrá un desarrollo independiente, sino que se verá envuelto en el conflicto ideológico entre las izquierdas y las derechas, fracasando como movimiento específico. Pese a esto, durante este periodo tendrá lugar el gran hito de la aprobación del sufragio universal femenino en 1931, pues hasta entonces solamente bajo la dictadura de Miguel Primo de Rivera se confirió el derecho a votar a mujeres de cierta condición civil y en el exclusivo voto municipal. Y a diferencia de Gran Bretaña o Estados Unidos, donde el movimiento sufragista arrancó el voto al Estado, en España el movimiento feminista movilizaba a una minoría de mujeres, por lo que la concesión del voto se debió, más que a esa movilización sufragista, al ambicioso proyecto reformista desplegado por el Estado republicano y a la legislación de la Segunda República española que intentó dar coherencia política a los presupuestos y principios liberales y democráticos de los que partía, lo que implicó, necesariamente, la revisión de leyes discriminatorias, la igualdad legal de hombres y mujeres y, por vez primera, el derecho al sufragio de todos los ciudadanos, hombres y mujeres.

La serie Historia crítica del feminismo español hace un recorrido por la historia de esas mujeres que, con muchas dificultades, han ido accediendo al universo reservado a los varones.

Ir a la web de Aula 10

Aula10_Avenida_De_America_12_Logo

Un pensamiento en “Feminismo y Segunda República”

  1. Un reportaje de lo más interesante y un punto de vista distinto a un periodo muy controvertido de la Historia de España. Definitivamente me gusta este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *