Valoración crítica de una obra de la primera mitad del siglo XX

Ya tenéis una valoración crítica en el material de clase de Campos de Castilla, de Antonio Machado, pero aquí os cuelgo otra diferente, por si alguno queréis ser más original y darle otro enfoque en el examen de Selectividad. 

Aviso: esta obra pertenece al género de la Poesía; tenedlo en cuenta por si la valoración crítica la preguntaran por géneros en vez de por épocas.

‘CAMPOS DE CASTILLA’ (1912), Antonio Machado

Decía Machado que “la poesía es la palabra esencial en el tiempo”. Con esta definición quería sintetizar el doble objetivo de su obra poética: captar la esencia de las cosas, a la vez que su fluir temporal. Es Antonio Machado un poeta que no puede incluirse en una corriente estética determinada: se formó en el Modernismo y en el Simbolismo francés, pero pronto emprendería una depuración estilística que le llevaría a una sobriedad excepcional, en una trayectoria personalísima.

Centrándonos en una de sus obras principales, Campos de Castilla, publicada en 1912, señalaremos los temas variados que la componen: por una parte, la preocupación patriótica de algunos poemas en los que se observa una actitud crítica hacia la situación de España de principios de siglo, lo que motivó la discutida adscripción de Machado a la Generación del 98; por otra parte, varias poesías responden al simple amor a la Naturaleza, reflejado en el paisaje castellano, en el que el autor proyecta sus propios sentimientos y selecciona lo que le sugiere soledad, fugacidad o muerte (sus continuas obsesiones). Por último, algunas rimas revelan sus meditaciones sobre los enigmas del hombre y del mundo: Dios, el alma.

Aunque la obra es variada, todas las composiciones tienen en común que reflejan la hondura de Machado en el enfoque de graves problemas humanos, mezclados con los suyos personales (la muerte de su joven esposa Leonor, por ejemplo). Esa universalidad de los temas, así como su sobriedad estilística, serán fuente para escritores posteriores, como la Generación de los 50, para quienes Machado se convierte en modelo de ética y estética.

Machado no puede entenderse sin su identificación con la tierra castellana, austera y sobria como él y, como diría Dámaso Alonso, “sin disfraces ni relumbrones”.aula 10 avenida de america 12 post lengua y literatura antonio machado

aula 10 avenida de america 12 post lengua y literatura paisaje castellano

Ir a la web de Aula 10

Aula10_Avenida_De_America_12_Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *